Formato Carta de Renuncia

Cartas de Renuncia

Dejar una empresa siempre es un paso difícil. Aunque tengas un proyecto mejor que el que tenías con tu trabajo actual, como montar tu propia empresa o mudarte a otro lugar con mejor salario, existe este momento de desconexión, que suele estar cargado de emociones.

Aquí vas a encontrar diferentes tipos de formatos y modelos de Cartas de Renuncia que puedes descargar gratis para editar y personalizar en Word.

Modelos de Cartas de Renuncia en Word

Descarga cualquiera de estas platillas en formato Word.


¿Qué es una carta de renuncia y para qué sirve?

Una carta de renuncia es un documento que se utiliza para comunicar formalmente a un empleador que se deja la empresa. Si bien es necesario seguir una serie de reglas para realizar el documento, en general tu jefe ya está al tanto de tu solicitud y la carta de renuncia solo va a continuar el proceso.

Las reglas que involucran el procedimiento para hacer esta llamada carta existen debido a la relación de poder entre el empleador y el empleado. En la normativa legal, la empresa debe tener prueba fehaciente de que el empleado ha solicitado efectivamente la baja del contrato de trabajo, ya que la indemnización cuando el empleado solicita la renuncia es inferior a las pagadas cuando es despedido por la empresa.

¿Es obligatoria la carta de renuncia?

Como mencionamos, entonces, sí, la carta de renuncia es obligatoria para quienes piden dejar sus trabajos. Este es el documento que servirá para acreditar la situación en la que se produjo el despido, si existen cuestiones pendientes por resolver en temas laborales o legales.

Siempre es importante destacar: la carta de renuncia firmada por el empleado debe existir cuando fue él quien solicitó su salida. Si la empresa despide al empleado, el procedimiento es diferente y no debe firmar un documento que demuestre lo contrario.

¿Es mejor renunciar o ser despedido?

Desde el punto de vista económico, es mejor ser despedido: la indemnización, cuando el empleado es despedido por la empresa, es mayor. Y puede acceder a la cantidad que se guardó en su Fondo de Compensación Laboral, que puede ser una cantidad muy interesante.

Por otro lado, si la empresa lo despidió, este podría ser un momento muy malo en su carrera: o no pudo cumplir con los requisitos de la empresa como debería o la empresa está reduciendo personal debido a una crisis financiera – y en ninguno de los casos le vendrá bien quedarse sin trabajo.

Además, si la empresa fue la que tomó la iniciativa, es posible que lo haya tomado por sorpresa, y ahora elegir opciones sobre qué hacer a partir de esa sorpresa puede no ser tan simple (incluso si el dinero en su bolsillo es mejor). Muchas personas que terminan perdiendo su relación formal con un contratista optan por la senda de los profesionales autónomos, otras invierten su indemnización en abrir su propio negocio. Piensa bien que hay opciones interesantes en las que seguir trabajando.